pub-6905228906291780 Los peores escándalos del futbol mexicano
  • Alan Ramírez

Los peores escándalos del futbol mexicano

Nos gustaría siempre hablar de lo más brillante y lo mejor del futbol, pero no todo es miel sobre hojuelas. Amaños, sustancias prohibidas, crimen organizado, fiestas privadas entre otras cosas han sacudido al futbol mexicano. En este listado repasaremos algunos de esos tristes y oscuros casos.


Doble Vida:


“El Gato” fue un excelente arquero que comenzó su carrera en Monterrey, incluso llegó a formar parte de la Selección Nacional. Más adelante en su carrera vistió la camiseta de Celaya, Necaxa, Jaguares de Chiapas y Atlante, regresando a Monterrey en 2009. Salió del equipo en 2010 por dar positivo en dos controles antidopaje, siendo suspendido de toda actividad futbolística por dos años. Omar ingresó a prisión en 2012 y en 2019 fue sentenciado a 75 años de prisión por ser partícipe de 3 secuestros.



Balazo a Cabañas:


Corría el año 2010, Salvador Cabañas Ortega, jugador estrella de las Águilas del América, estaba en el mejor punto de carrera cuando sucedió lo que nadie imaginaba. El 25 de enero, después de perder 2-0 contra Monarcas Morelia, Salvador decidió acudir junto con su esposa al Bar-Bar. Pasadas las 5:30 am "Chava" fue al baño del bar, ahí intentaron asaltarlo y, al no permitirlo, recibió un disparo en la cabeza por parte de Jorge Balderas Garza, alias el JJ, que resultó ser un narcotraficante del cartel de los hermanos Beltrán Leyva

Después del atentado que puso en riesgo su vida, el futbolista pasó un largo tiempo en recuperación para después fichar por el 12 de octubre de su natal Paraguay. Con el equipo solo jugó 4 partidos, esto debido a su bajo rendimiento provocado por el ataque que sufrió. El mismo Salvador decidió poner fin a su carrera futbolística en el 2014.



Favor con favor se paga:


En 2018 David Faitelson, periodista de deportes, publicó en sus redes sociales que uno de sus compañeros quiso jugar futbol profesional pero para poder jugar le pedían dinero o algún tipo de favor sexual. Esta información fue corroborada tiempo después por el youtuber Gabriel “Werevertumorro” Montiel, el cual jugó para los Murciélagos FC. “Werever” comentó que por jugar en una temporada de 3era. división te pedían $1,000 pesos y para jugar en 2da. División te pedían de $20,000 a $25,000 pesos. Esto solo comprueba que el futbol en nuestro país solamente es visto como un gran negocio.



Cachirules:


México se perdió la oportunidad de participar en la Copa del Mundo de Italia 1990 por un caso muy famoso de cachirules. Para los que no sepan que es cachirul es aquella persona que se hace pasar por lo que no es. José Luis Mata, José de la Fuente, Gerardo Jiménez y Aurelio Rivera fueron los futbolistas mexicanos que, usando actas de nacimiento alteradas, participaron en el premundial sub-20. La FIFA, al enterarse de esto, decidió sancionar a México dejando a la Selección sin la posibilidad de participar en la justa mundialista que se celebraría en 1990.



Fiestas privadas del TRI:


Los Seleccionados han sido partícipes de varias fiestas que les han costado sanciones deportivas y económicas, así como fuertes críticas por parte de la afición y la prensa. En el año 2010 el combinado azteca tuvo un partido amistoso contra la selección de Colombia, después del encuentro, varios futbolistas realizaron una fiesta que les costó $50,000 de sanción a cada uno, mientras que a Carlos Vela y Efraín Juárez les costó 6 meses de suspensión de llamados a la Selección de México.

En el 2011 varios jugadores volvieron a hacer una fiesta, ahora con sexoservidoras. Israel Jiménez, Javier Cortés, Néstor Vidrio, Néstor Calderón, David Cabrera, Jorge Hernández, Marco Fabián y Jonathan Dos Santos fueron suspendidos seis meses y multados con 50 mil pesos. No podemos dejar fuera la última gran fiesta de los seleccionados, previo al Mundial de Rusia 2018 los hermanos Dos Santos, Héctor Herrera, Carlos Salcedo, Jesús 'Tecatito' Corona, Raúl Jiménez, Marco Fabián, Jesús Gallardo y Guillermo Ochoa organizaron una fiesta en una casa en Lomas de Chapultepec. Al evento asistieron alrededor de 30 escorts, y varios jugadores abandonaron la residencia hasta la mañana siguiente.