pub-6905228906291780 Salvador Reyes, el futbolista más viejo que ha jugado en Liga MX
  • Arinobu Okamoto

Salvador Reyes, el futbolista más viejo que ha jugado en Liga MX

En la vida hay muy pocos momentos bellos y épicos, y en el fútbol esto no es diferente. En esta ocasión recordaremos uno de los momentos más impactantes del fútbol mexicano, uno de los partidos más importantes de una de las leyendas de las Chivas del Guadalajara: Salvador Reyes.


Chava Reyes siempre será recordado como un gran maestro del balompié mexicano, insustituible en la época estrella del rebaño sagrado habiendo ganado 7 títulos entre 1957 y 1965. En su tiempo como jugador profesional anotó 122 goles de liga, y también es recordado por su participación en los mundiales de Suecia 58, Chile 62 e Inglaterra 66.


Todo mundo había pensado que la historia de Salvador Reyes, en la cancha, había terminado cuando anunció su retiro como jugador de fútbol profesional en 1972, pero todo cambió cuando en el 2008 Jorge Vergara, dueño actual de las Chivas, registró a un Chava Reyes de 71 años ante la Federación Mexicana de Fútbol como jugador activo. Todo lo anterior fue para que el rebaño le rindiera un homenaje a uno de sus jugadores más queridos. En la jornada 1 del torneo de aquel año, las Chivas se enfrentarían a los Pumas de la UNAM, partido donde alinearon a Salvador como titular en el estadio Jalisco, portando el número 57. Reyes fue quien dio la patada inicial y, después de 50 segundos en el campo, fue sustituido por Omar Bravo saliendo entre aplausos y gritos de la afición. Ese día será recordado como uno de los partidos más importantes de Salvador Reyes, un partido homenaje donde se logró la victoria 3-0 sobre los universitarios. Reyes se convirtió en el jugador con más edad en disputar un partido de liga en México.


Salvador Reyes Monteón falleció el 29 de diciembre de 2012, pero siempre será recordado como una leyenda de Chivas y de todo el fútbol mexicano. El señor nos regaló momentos de emoción en varios partidos, momentos que llevaremos siempre en el corazón.


¡GRANDE CHAVA!